Cómo escribir una novela que les guste a los editores.

Cuando quieres aprender a nadar, lo primero que tienes que hacer meterte en el agua y empezar a mover los brazos y las piernas. Empiezas chapoteando y poco a poco vas adquiriendo soltura, hasta que un día te das cuenta de que te deslizas casi como un delfín. En la escritura pasa lo mismo, para aprender a escribir una novela que les guste a los editores, lo primero que hay que hacer es coger un bolígrafo y papel o un teclado (en estos tiempos modernos) y empezar a escribir.

Las historias que escribamos al inicio no esperemos que sean buenas, pero con el tiempo y la constancia nuestra escritura mejorará. Y recuerda que no hay que darse grandes empachos y luego dejarlo, sino que se llega más lejos dando pequeños pasitos, pero constantes, a los largo del tiempo. En el libro Hábitos Atómicos, se refiere a esto como el interés compuesto.

Cómo escribir una novela que les guste a los editores.
Imagen obtenida de pixabay.com

Dividimos este artículo en varios pasos que comprenden todo el proceso del escritor, desde que imaginas la historia en tu cabeza hasta la edición.

1.- Decide cual va a ser la idea de tu historia.

Este paso es el más importante. Es la semilla, que bien regada, hará que nuestro árbol, en forma de libro, crezca. Debemos dedicarle tiempo y estar seguros de que esa es la idea que deseamos escribir. No podemos cambiar a mitad del proyecto, porque deberíamos empezar todo de nuevo.

Para ayudar a establecer la idea he creado dos artículos. El primero con juegos para ir activando la mente a la creatividad y el segundo con ideas para ayudarte con la creación de ideas, valga la redundancia.

No pases al siguiente paso hasta no tengas claro cual va a ser tu historia. No es necesario que tengas todo el libro en tu cabeza, pero sí un resumen de tres o cuatro líneas. Una respuesta, más o menos rápida, por si alguien te preguntase, ¿de qué va tu novela?

2.- Leer libros del mismo género que vas a escribir.

Aunque, algunas veces nos auto-engañamos respondiendo que escribimos para nosotros mismos, la verdad es que para nosotros mismos escribiríamos un diario o unas notas, pero cuando deseamos relatar una historia para una novela, siempre lo hacemos pensando en los lectores, aunque sea en uno solo.

Por eso, es tan importante leer para poder escribir, porque leyendo somos empáticos con los lectores. Lo que a nosotros nos gusta leer es lo que debemos escribir. Si se pudiera cuantificar, el 80% del trabajo del escritor sería la lectura.

3.- Elige el punto de pista de novela.

Una historia contada desde dos puntos de vista diferentes son dos historias. En un acontecimiento, como puede ser un atropello, no es lo mismo contar la historia desde el punto de vista del conductor que desde del pobre atropellado. O incluso, desde un tercero que lo vio todo mientras paseaba a su perro.

Además, hay que tener en cuenta que algunos géneros se deben escribir desde un punto de vista en cuestión. No es obligatorio, claro, pero los lectores, cuando comprar un libro de ese género, esperan unas convenciones, como puede ser el punto de vista, y es muy positivo que las encuentren.

Los puntos de vista más usados son:

Primera persona, desde la perspectiva del escritor.

Segunda persona, el pronombre utilizado es “tú”, y le habla al lector.

Tercera persona: el narrador habla por un tercero, utiliza los pronombres “el”, “ella”, “ellos”, etc.

Narrador omnisciente:  el narrador es como Dios, sabe todo de todos. Los pronombres utilizados son los de la tercera persona.

4.- Decide donde y cuándo va a suceder la historia.

Otro tema de suma importancia para nuestra novela es el espacio-tiempo, dónde y cuándo va a vivir las aventuras nuestro protagonista. No es lo mismo que la historia transcurra en una trinchera durante la Segunda Guerra Mundial, que en un pueblo, de la España vaciada de Teruel. También, al igual que con los puntos de vista, se deben tener en cuenta los géneros a la hora de escoger el contexto de nuestra novela.

Si eliges un contexto que no conozcas, debes asegurarte de investigar y conocer a fondo el que elijas. Tus personajes se deben mover en ese entorno como peces en el agua.

Dedica tiempo e intenta que el contexto de tu obra sea pragmático. Por ejemplo, en la película de Fargo, la nieve constante le da un toque especial a la historia.

5.- Define a tus personajes principales.

Los personajes hay que tratarlos de dentro hacia afuera. Primeramente, lo que sienten, después sus relaciones con familiares y amigos más cercanos, y por último su relación con la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Es obligatorio que el personaje principal cambie, quiero decir que en el transcurso de la novela el personaje principal debe evolucionar. Hacia cualquier lado, pero nunca debe ser el mismo que en el inicio. De eso trata siempre una novela, de cómo los acontecimientos en nuestra vida son capaces de cambiarnos como personas.

Inventa un pasado, un presente y un futuro con el que sueña tu personaje. El personaje principal debe ser “redondo”.  El personaje en una novela realiza ciertas acciones, pero en la cabeza del escritor debe ser una persona completa.

 6.- El conflicto.

Un hombre se pierde en la selva y debe salir de ella. O secuestran a su mujer y debe rescatarlas. Ambos son enunciados de conflictos. El conflicto debe de existir en una novela para que se pueda llamar así. Sin conflicto podría ser un ensayo o un artículo periodístico, pero no una novela.

El conflicto se define como los obstáculos que debe superar el protagonista para conseguir algo que desea.

Los conflictos pueden ser internos, los defectos del protagonista que le impiden superar el conflicto, o externos, las fuerzas externas contra las que tiene que luchar, ya sea un dragón para salvar a la princesa o escapar de una tribu caníbal en un isla apartada del Pacífico.

7.- Los esquemas

Has comprado una nueva televisión, llega a tu casa la caja, la abres, dentro está la televisión y el manual de instalación, ¿eres de los que se pone a instalarla sin leer el manual o de los que se sientan en su sillón, lee el manual y luego la instala?

En el mundo literario también hay dos tipos de escritores. Los escriben sin ningún orden y los que crean guías o esquemas. Yo no te recomiendo ir por libre, a no ser que seas una de esas mentes privilegiadas de las que no necesitan ninguna guía en el camino para no perderse. Si eres del montón, como yo, te recomiendo, para no perder mucho el tiempo en idas y venidas, realizar los siguiente pasos:

– Mapa mental: dibuja un gráfico o algún tipo de representación visual de los puntos de tu trama, personajes, temas, conflictos y capítulos.

Compra libros sobre escritura creativa en Amazon

– Sinopsis: unas mil o dos mil palabras hablando sobre la trama, los conflictos y los personajes.

– La hoja de ritmo: Documenta los puntos importantes de la novela. Los latidos de la historia en forma abreviada. Cada ‘latido’ individual debe tener una viñeta o un número.

– Los personajes: El desarrollo del personaje puede crear el ritmo de la novela. Se deben observar las “necesidades” del personaje.

– Escenas y Secuencias: Escribir las escenas principales y, si es posible, el orden en que suceden.

8.- La estructura de la historia.

Recomiendo seguir una estructura convencional de inicio, nudo y desenlace. Puedes leer más en este consejo de escritura.

9.- En diminuto resumen

Para poder empezar a trabajar en tu novela, debes de tener este mini resumen claro.

Mi historia es una novela de (género) sobre (tema). Está contada desde (punto de vista) y está ambientada en (espacio y tiempo). Trata sobre (quién es), que quiere (objetivo) porque (su motivación). Pero (conflicto) se lo impide.

10.- Establezca un hábito de escritura.

Sobre estos de las buenos hábitos recomiendo leer el libro “Hábitos Atómicos”, de James Clear. Hice un resumen del libro que os puede ayudar a eliminar los malos hábitos y adquirir los buenos. Se puede orientar a todo los aspectos de la vida, incluido, la escritura de un libro.

11.- Lectores cero

Un lector cero es aquel al que le pasas el manuscrito del libro o un capítulo para que te de su opinión. Recomiendo tener lectores cero de todos los tipos; otros escritores, lectores avanzados, lectores que lean de vez en cuando y si conoces a alguien que lea muy poco, su opinión también es importante.

El primer capítulo se lo pasaría a mis lectores cero para comprobar si voy por buen camino.

12.- Edición

Una vez hayamos corregido el libro las veces que sean necesarias (muchas) ya lo tenemos preparado para publicar. Esta es la parte más complicada. En el siguiente enlace podéis ver un artículo sobre este tedioso aspecto de la vida del escritor.

Otros post relacionados

Esta entrada fue publicada en Escritura creativa, Promoción de tu libro, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.