Cómo perfeccionar tus habilidades como guionista: consejos prácticos

Para muchos, la figura del guionista es una de las más enigmáticas y misteriosas dentro del mundo del cine. Desde luego, hay mucha verdad en esto, ya que el trabajo de un guionista es, en gran parte, invisible. Sin embargo, si eres aspirante a guionista o simplemente te gustaría mejorar tus habilidades para escribir historias para el cine en este post te daremos algunos consejos prácticos para que puedas mejorar tu técnica de redacción de guiones y crear historias emocionantes e impactantes.

El escritor y el arte de narrar historias

El arte de la narración de historias no es más que contar una buena historia. El escritor debe tener una visión clara de lo que quiere transmitir y ser capaz de comunicarlo a través de sus personajes y su narrativa. Aunque el talento natural es importante, se pueden adquirir y mejorar las habilidades necesarias para contar historias excelentes.

guionista

Algunos consejos generales:

Comprender el poder del conflicto. Un buen argumento no solo presenta un desafío o problema para los personajes, sino que también les da la oportunidad de superarlo y aprender algo en el proceso. Es importante crear conflictos que sean relevantes para los objetivos del personaje y la trama de la historia. También debes asegurarte de que el conflicto se intensifique a medida que avanza la historia, ya que esto mantendrá el interés del lector.

Presta mucha atención a la descripción y los detalles. El lector debe tener una imagen clara en su mente acerca de los personajes, el entorno y la acción. Los detalles ayudan a sumergir al lector en la historia y harán que sea más fácil entender la motivación del personaje. Al mismo tiempo, es importante no abrumar al lector con información innecesaria.

El tono de tu narrativa. El lenguaje que utilizas para contar tu historia puede decir mucho acerca de los personajes, sus intenciones y el contexto histórico. Puedes usar el lenguaje para reflejar los sentimientos, las preocupaciones y las perspectivas de los personajes. Esto ayudará a que sea más fácil para el lector empatizar con ellos.

Lee muchos libros. Aunque parezca obvio, es vital leer todo tipo de literatura si quieres convertirte en un buen escritor. No solo debes leer libros sobre el cine o la escritura creativa, sino también literatura general, biografías e incluso libros de texto. Al leer diferentes géneros y estilos de escritura, te darás cuenta de lo que funciona y lo que no funciona en la narrativa y podrás aplicarlo a tus propias historias.

Piensa en lo que harías si estuvieras dirigiendo la película y escribes desde esa perspectiva. Esto te ayudará a imaginar tu historia de una manera más visual, lo cual es importante para los guiones. También puedes leer algunos libros sobre composición cinematográfica o incluso leer guiones de obras maestras del cine para inspirarte. Esto te dará una idea de cómo se pueden contar historias de manera efectiva en el cine.

Sé crítico contigo mismo y no te conformes con menos de lo mejor. Siempre que seas honesto contigo mismo y hagas buenos juicios sobre tu trabajo, encontrarás la motivación necesaria para mejorar continuamente.

Los obstáculos de las historias

Una de las dificultades a las que se enfrenta cualquier guionista es la de superar los obstáculos que se presentan en el camino de la historia. A menudo, estos obstáculos son el resultado de una mala planificación o de no tener un buen control sobre el material con el que se está trabajando.

Algunos consejos prácticos para ayudarte a superar estos obstáculos:

Establece objetivos claros: es importante determinar que es lo que quieres lograr con tu historia y cómo vas a lograrlo. Esto te ayudará a concentrarte en la forma en la que los personajes están relacionados entre sí, así como en el desarrollo de la trama.

Utiliza una narrativa coherente: mantén un equilibrio entre los diálogos, descripciones y acciones de tus personajes para mantener a tu audiencia atrapada en la historia.

Haz uso de los conflictos: toda buena historia necesita un conflicto para generar interés en el lector o el espectador, así que trata de incorporar algunas luchas internas o externas en tu guión para mantener a los espectadores interesados.

Liberarte de tus miedos: el miedo al fracaso es algo común entre los escritores, pero no debe impedirte seguir adelante con tu proyecto. Si te sientes estancado, trata de dar un paso atrás y evaluar qué aspectos pueden ser mejorados.

Usa la retroalimentación: obtener retroalimentación de otros escritores o profesionales de la industria cinematográfica puede ayudarte a identificar los problemas más comunes que tienen las historias y cómo solucionarlos.

Utiliza tu creatividad: el miedo a la reescritura puede paralizar tu progreso, así que no tengas miedo de jugar con los personajes y tramas para llevar la historia hacia una dirección diferente.

Ten en cuenta a los espectadores: es importante que mantengas a los espectadores en mente mientras escribes para garantizar que tu historia sea interesante y atractiva para ellos. Trata de considerar qué elementos les gustan o no.

Utiliza la tecnología: hay una gran variedad de herramientas digitales disponibles que pueden ayudarte a desarrollar y planificar tu historia, así como a mantener un control sobre el proceso de escritura.

Los elementos de las historias

Las historias son un conjunto de elementos interrelacionados entre sí que tienen un inicio, un nudo y un desenlace. Estos elementos deben estar presentes en toda historia para que ésta sea coherente y tenga sentido.

A continuación te presentamos los principales elementos de las historias:

Personajes: estos son los seres que protagonizan la historia y a través de los cuales los lectores se relacionan con el argumento.

Trama: es la línea principal de la historia, desde su inicio hasta el desenlace, en donde se van produciendo los acontecimientos narrados en ella.

Temática: es un elemento clave para dotar de sentido a la narración, y puede abarcar desde un mensaje moral sobre algo concreto hasta algo más general como el bien o el mal.

Contexto: este elemento nos da información acerca del lugar donde ocurre la trama, así como de la cultura y características particulares del mismo.

Estilo: aquí entran en juego todas las técnicas narrativas empleadas por el autor para contar la historia, como el punto de vista, los diálogos y la descripción.

Desenlace: este es el elemento que da cierre a toda historia, y puede ser un final feliz o trágico en función del argumento desarrollado previamente.

Escenas: en una historia se suelen presentar escenas, que son momentos o situaciones concretos que permiten guiar al lector a través de la trama y los personajes.

El abanico de estructuras

La estructura es la base de toda historia. Es lo que le da forma y significado a tu historia. Sin una buena estructura, tu historia será confusa, caótica e incluso aburrida. Por eso, es muy importante que aprendas a usar el abanico de estructuras para construir tu argumento. El abanico de estructuras se compone de tres partes principales: la situación inicial, el nudo central y el desenlace. Cada una de estas partes tiene su propia función, y juntas forman la base de la historia.

Tipos de estructuras:

La estructura en tres actos. Esta estructura se divide en tres actos principales: el primero es el planteamiento, el segundo es el conflicto y el tercero es la resolución. El primer acto introduce los personajes y la trama principal, el segundo acto presenta desafíos para los protagonistas y el tercer acto muestra cómo se resolvieron esos desafíos.

La estructura circular. Esta forma de estructurar un guión consiste en un patrón repetitivo que lleva al protagonista a través de un circuito que empieza y termina en el mismo lugar. Esta forma de estructurar un guión es útil para mostrar la evolución del personaje a medida que afronta distintos desafíos.

La estructura de cuatro actos. Esta estructura se compone de cuatro partes principales: planteamiento, progresión, clímax y resolución. Cada parte tiene un objetivo diferente, pero todas trabajan juntas para contar una historia completa y satisfactoria.

Género del guión

El género del guión es una de las muchas decisiones que tendrás que tomar al momento de escribir tu historia. ¿Quieres que sea una comedia? ¿Un drama? ¿Un thriller? ¿Un documental? Todos los géneros tienen sus propias características y requisitos, por lo que es importante que investigues cuál se ajusta mejor a tu historia. Algunos guionistas incluso optan por mezclar varios géneros para crear una historia única e intrigante. Sea cual sea el camino que decidas tomar, recuerda siempre estar atento a las convenciones del género.

Ambientación del guión

Muchas películas hollywoodienses cuentan con un ritmo trepidante y una acción constante que mantiene al espectador en vilo. Pero, ¿cómo se logra esto? En gran parte, se debe al trabajo del guionista en la ambientación del guión. La ambientación es el contexto donde se desarrolla la historia y establece el tono de la película.

A menudo, la ambientación es subestimada porque no se ve en pantalla. Sin embargo, es un elemento vital para construir un mundo verosímil y crear personajes dimensionales. La ambientación también puede ayudar a los actores a comprender mejor sus personajes y a los directores a tomar decisiones de producción.

Algunos consejos prácticos para crear una buena ambientación en tu guión:

-Define el lugar: ¿En qué país, ciudad o época se desarrolla la historia? Esto ayudará a los lectores a imaginar el escenario.

Usa detalles concretos: Describe los lugares de forma detallada para que los lectores puedan imaginarlos con claridad.

Crea un buen contraste: Juega con los contrastes para crear una atmósfera interesante. Por ejemplo, si la historia se desarrolla en un lugar frío, puedes usar colores cálidos para contrastar.

En cuadrado Al momento de escribir un guión, es importante tener en cuenta la ambientación del mismo. Esto quiere decir que debes pensar en el lugar en el que se desarrollará la historia, así como en el tiempo en el que ocurrirán los hechos. ¿Será una historia contemporánea o tendrá lugar en el pasado? ¿Se desarrollará en un país determinado o será más general? Todas estas cuestiones son importantes a la hora de ambientar correctamente tu guión.

¿Por qué nos gustan las historias?

La historia es una forma de arte que nos permite explorar el pasado, el presente y el futuro. A través de la historia, podemos comprender mejor a nuestros antepasados y aprender de sus experiencias. También podemos imaginar cómo será el futuro y tomar decisiones sobre qué acciones debemos tomar hoy para influir en él.

El significado de la historia radica en su capacidad para entretener, informar o educar al público. En muchos casos, la historia también puede reflejar la cultura y los valores de una sociedad. Por ejemplo, las películas y series de televisión que retratan épocas pasadas pueden ayudar a los espectadores a comprender mejor el contexto social y cultural de esa época.

Los principios del diseño narrativo

El diseño narrativo es el proceso de crear una historia y estructurarla de una manera que atraiga a los lectores o espectadores. Esto implica considerar el argumento, los personajes, la trama, el ritmo y otros elementos importantes de la historia. Asegúrate de que todos estos elementos se complementen entre sí para proporcionar una experiencia satisfactoria al lector o al espectador.

La sustancia de la historia

La sustancia de la historia es lo que le da vida a un guión. El argumento y los personajes son importantes, pero sin una buena historia, el guión carece de sentido. Viene de la creatividad del guionista y su capacidad para contar una buena historia. La sustancia de la historia está en las motivaciones y objetivos de tus personajes, en el conflicto y en cómo resuelven ese conflicto. También está en el ritmo y el tono de tu guión, así como en su estructura.

El incidente incitador

El incidente incitador es un elemento clave de cualquier historia. Es lo que impulsa a los personajes a actuar y, en última instancia, determina el curso de la trama. A menudo se trata de un evento inesperado o dramático, como un asesinato o un accidente, que tiene consecuencias imprevistas para los personajes. El incidente incitador puede ser tanto positivo como negativo, pero siempre debe ser impactante y relevante para la historia.

El incidente incitador es una escena clave en cualquier historia. Debe ser lo suficientemente impactante para motivar a los personajes a actuar, pero no debe ser demasiado dramático o confuso. Si bien el incidente incitador puede ser un gran gancho para atrapar al lector, también es importante tener cuidado de no caer en el cliché o lo que se conoce comúnmente como «el truco del gancho».

Consejos para escribir un buen incidente incitador:

Asegúrate de que la escena sea visualmente atractiva. Los lectores deben sentir que están viendo el mismo evento que los personajes.

Crea suspense mediante el uso de la anticipación. Dale a los lectores una idea de lo que va a suceder, pero no les cuentes toda la historia.

Utiliza el dialogo para dar más información sobre los personajes y sus motivaciones. Los diálogos también pueden ayudar a crear tensión y suspense.

No te olvides de los detalles sensoriales. Describe el ambiente y las emociones de los personajes para que los lectores puedan experimentarlas también.

El diseño de los actos

El diseño de los actos es una parte importante de la escritura de guiones. Consejos para mejorar tus habilidades en este área:

Antes de comenzar a escribir, toma el tiempo necesario para planificar tu historia y desarrollar un buen argumento. Esto te ayudará a estructurar mejor tus actos y mantenerte enfocado mientras escribes.

Utiliza la estructura clásica de 3 actos para guiarte mientras diseñas tus propios actos. El primer acto introduce al lector en el mundo de tu historia, el segundo acto representa el punto culminante del conflicto y el tercer acto resuelve todo.

No pierdas de vista el objetivo principal de cada escena mientras la escribes. Siempre debes saber qué es lo que quieres lograr con cada una de ellas y cómo encaja en el contexto general de la historia.

Asegúrese de que sus actos sean lo suficientemente largos como para contener toda la información necesaria, pero no tan largos que se vuelvan aburridos.

Los actos deben tener un objetivo claro y ser fáciles de seguir. Evite incluir demasiadas tramas secundarias o personajes secundarios en un solo acto.

Cada escena debe avanzar la historia hacia adelante y llevar al lector a algún lugar nuevo. No repita información o escenas que ya haya cubierto en actos anteriores.

El diseño de la escena

Si bien es posible que no estés familiarizado con los términos técnicos, es importante que tengas una idea general de cómo se construye una escena.

Algunos elementos clave para ayudarte a perfeccionar tu capacidad de diseñar escenas efectivas.

Un elemento básico del diseño de la escena es el espacio. Esto incluye el tamaño, la forma y la apariencia del lugar donde se desarrollará la acción. El espacio puede ser abierto o cerrado, interior o exterior, iluminado por luz natural o artificial. El espacio también puede contribuir a establecer el tono de una escena y proporcionar contexto para los personajes.

El diseño visual es otro aspecto importante del diseño de la escena. Esto incluye todos los objetos que se vean en pantalla, como mobiliario, decoración y personajes. Pueden ser estáticos o móviles para contribuir a establecer movimientos dramáticos en la escena. Además de ayudar a crear realismo, los elementos visuales pueden sugerir información subtextual sobre los personajes y su entorno.

El diseño de audio es otra herramienta útil para el diseño de la escena. Esto incluye música, efectos sonoros y diálogos. La música puede ayudar a establecer el tono de una escena y contribuir al desarrollo de la narrativa, mientras que los efectos sonoros pueden sugerir información subtextual sobre los personajes y su entorno. Por último, los diálogos permiten a los personajes expresar sus pensamientos, sentimientos y objetivos dramáticos en la escena.

En definitiva, el diseño de la escena es un proceso crítico para crear una narrativa convincente y emocionante. Esto requiere equilibrar correctamente el espacio, los elementos visuales y auditivos para ofrecer una experiencia cinematográfica única.

El análisis de las escenas

Examinar las escenas de una película con un ojo crítico es importante para crear un buen guión. ¿Cómo hacerlo?

Primero, observa la escena sin prestar demasiada atención a los diálogos. Presta atención a la cinematografía, la música y el ritmo general de la escena. ¿Cómo se siente visualmente la escena? ¿Está bien equilibrada y tiene un buen flujo?

Luego, vuelve a ver la misma escena prestando atención solo a los diálogos. ¿Los diálogos son naturales y fluidos? ¿Avanza la historia de manera clara y efectiva? ¿Revelan información interesante sobre los personajes?

Por último, analiza cómo se relacionan los elementos visuales y sonoros con los diálogos. ¿Hay algún elemento que distraiga o desvíe la atención del espectador

Cuadro Aunque puede parecer abrumador, analizar las escenas con cuidado te ayudará a mejorar tu historia y asegurarte de que estás contando la historia que quieres contar.

Hay algunas preguntas que debes hacerte mientras analizas tus escenas: ¿Está esta escena en el lugar adecuado en mi guión? ¿Avanza mi historia hacia adelante?  ¿Qué emoción o mensaje quiero transmitir con esta escena? ¿Cómo puedo lograrlo de la manera más efectiva? Analizar las escenas también te ayudará a identificar problemas en tu guión. Si una escena no está funcionando, es posible que necesites cambiar o eliminarla por completo. No tengas miedo de experimentar y jugar con tus escenas para encontrar la versión perfecta de tu historia.

La composición de la historia

Hay muchas maneras de componer una historia, algunos tips para ayudarte:

Identifica el conflicto principal de tu historia. ¿Qué es lo que va a mantener a tus personajes ocupados y luchando? Esto es lo que dará forma a tu historia y la hará interesante.

Desarrolla tus personajes. Deben ser reales y tener dimensiones. Los lectores deben poder conectar con ellos y sentir empatía por ellos. Investiga sobre cómo crear xxxx link buenos personajes si necesitas ayuda para esto.

Escribe escenas interesantes e impactantes. No quieres que tu guión sean sólo conversaciones, así que incluye escenas interesantes y acciones para mantener a los lectores interesados.

Organiza tu historia. Esto significa establecer un orden lógico entre tus escenas. Esto ayudará a crear continuidad en la historia, así como a construir la tensión necesaria para crear una atmósfera emocional.

Revisa tu guión. Debes leerlo varias veces para asegurarte de que no hay inconsistencias o errores en tu trabajo. Esto te ayudará a pulir tu historia y mejorarla antes de mandarla al público.

Clímax y resolución

El clímax es el momento culminante de la historia, donde todo lo que ha estado sucediendo llega a un fin. Este es generalmente el momento más emocionante e intenso de la historia, y es donde se resuelven todas las principales conflictos.

La resolución es donde todo se calma después del clímax. Aquí, los conflictos y preguntas planteadas en la introducción se resuelven y el mundo vuelve a ser relativamente normal. Los personajes comienzan a reparar su mundo destrozado por el clímax, y los lectores también pueden descubrir cómo sus decisiones han creado un nuevo equilibrio. Esta es la parte donde todas las piezas del rompecabezas se unen para revelar el resultado final.

El principio del antagonismo

El antagonismo es el motor de la historia. Sin un antagonista, la trama se vuelve aburrida y predecible. Pero ¿qué es exactamente un antagonista?

Un antagonista es cualquier fuerza que está en oposición al protagonista. El antagonista puede ser interno o externo. Internamente, el antagonista es una parte del personaje principal que está en conflicto consigo mismo. Externamente, el antagonista es otro personaje u objeto que está en conflicto con el protagonista.

El principio del antagonismo dice que para crear una historia interesante, el guionista debe introducir una fuerza que sea lo suficientemente poderosa como para impedir que el personaje principal alcance sus objetivos. Esto hace que la historia sea más interesante porque nos obliga a ver cómo el personaje lucha contra estas fuerzas externas e internas para finalmente lograr sus objetivos.

Tips interesantes para el guionista a tener en cuenta a la hora de escribir un guión

Las historias nos enseñan lecciones valiosas, nos dan esperanza y nos motivan a seguir adelante. A través de las historias, podemos ver el mundo desde diferentes perspectivas y aprender sobre otros culturas. Las historias también nos ayudan a entender nuestro propio pasado y a tomar mejores decisiones en el presente.

Al escribir una historia, es importante centrarse en formas eternas y universales que trasciendan las fórmulas. De esta manera, se puede crear una obra que perdure a través del tiempo y hable a un gran número de personas. Esto es lo que hace que la literatura sea tan poderosa: su capacidad para conectar a los lectores con experiencias y emociones universales.

Al momento de escribir una historia, sea cual sea el género, es importante centrarse en los arquetipos y no en los estereotipos. Los arquetipos son universales y atemporales, mientras que los estereotipos son limitados. Los arquetipos ayudan a crear personajes multifacéticos y complejos, mientras que los estereotipos simplifican demasiado las cosas.

Al escribir una historia, es importante centrarse en la minuciosidad de los detalles, y no tomar atajos. Esto ayudará a crear una narración más completa y evitará que se pierdan importantes elementos de la trama. Al incluir todos los pequeños detalles, se puede lograr una historia más vívida y realista, lo que atraerá más a los lectores.

Es importante centrarse en las realidades y no en los misterios de la escritura. De esta forma, se puede evitar que la historia se vuelva confusa o incoherente. Además, es necesario asegurarse de que todos los elementos de la historia sean consistentes entre sí. Si se trata de una historia fantástica o de ciencia ficción, especialmente, es importante asegurarse de que todos los elementos encajen perfectamente.

La clave para escribir una buena historia es centrarse en cómo alcanzar la maestría de nuestro arte. No podemos permitirnos el lujo de adivinar el futuro de nuestro mercado, ya que esto nos conducirá inevitablemente a la frustración. En cambio, debemos concentrarnos en lo que podemos controlar, que es nuestra capacidad para mejorar como escritores. Si nos esforzamos por ser los mejores en lo que hacemos, encontraremos el éxito a largo plazo.

Respetar al público es muy importante cuando se escribe una historia. No debemos desdeñarlo, ya que ellos son los que nos permiten compartir nuestras ideas y creaciones. Debemos tratar de ofrecerles la mejor experiencia posible y no hacer nada que pueda herirlos o alejarlos de nuestra obra.

Es importante centrarse en la originalidad y no en tratar de imitar a otros autores. De esta forma, se podrá crear algo único e interesante que captará la atención del lector. Clonar otras historias solo hará que tu obra parezca una copia barata, lo cual desincentivará a los lectores a darte una oportunidad.

Una historia bellamente narrada es una verdadera joya. Todo está perfectamente coordinado; la estructura, el entorno, los personajes, el género y la idea se funden sin costuras. No hay nada que desentone o choque, todo fluye de manera armoniosa y natural. Es un tipo de narración muy difícil de lograr, pero cuando se consigue el resultado es magnífico. Una historia así transporta al lector a otro mundo, lo atrapa en su red de intrigas y le suscita toda clase de emociones. 

La vida de cada uno de nosotros está llena de momentos que nos define como personas. Algunos de esos momentos son felices, otros tristes, pero todos forman parte de nuestra historia. En el cine, los guionistas seleccionan cuidadosamente unos pocos momentos clave para contar la historia de un personaje. De esta manera, podemos ver cómo evoluciona y cómo enfrenta los problemas a lo largo de su vida. Esto nos permite conocerlos mejor y sentirnos más cercanos a ellos.

El golpe de efecto es un cambio de comportamiento con una acción-reacción. A menudo se asocia a cuando las personas experimentamos algo inesperado o sorprendente. El término se originó en el mundo del teatro, donde se utilizaba para describir un momento en el que la audiencia reaccionaba de manera muy intensa a lo que estaba sucediendo en escena. Sin embargo, también se puede aplicar a otros ámbitos, como la política o la economía. En general, el golpe de efecto se produce cuando hay un cambio brusco o inesperado en algo, lo que puede llevar a una serie de consecuencias imprevistas.

Los nuevos escritores están demasiado preocupados de que todo haya sido dicho antes. Es cierto que muchas cosas han sido ya dichas, pero eso no significa que no puedan ser expresadas de nuevo. Creo que cada persona tiene su propia manera de ver las cosas y, por lo tanto, puede aportar algo único. El desafío para los nuevos escritores es encontrar su propia voz y expresar su visión de las cosas de una manera original.

Sin un buen guión, la película será poco interesante o confusa. El guión debe estar bien escrito y bien pensado, con un buen argumento y personajes interesantes. Si el guión no es bueno, la película no será buena. Esto es un hecho innegable, ya que el guión es la base de toda buena historia. Por supuesto, esto no quiere decir que otros elementos no sean importantes. El reparto, la dirección, la fotografía y la música también influyen. Pero si el guión no es bueno, nada de lo demás importará.

Siempre hay algo que se puede hacer para mejorar una página, ya sea añadiendo contenido o corrigiendo errores. El proceso de edición es esencial para producir un buen trabajo, porque nadie es perfecto y todos cometemos errores. Si tienes la oportunidad revisa y edita tu trabajo antes de publicarlo cuanto más veces mejor.

«Escribir guiones es como planchar. Avanzas un poco, retrocedes y suavizas las cosas.» Esta frase la dijo una vez el célebre escritor de guión William Goldman. Planchar es un trabajo duro y a veces tedioso, pero al final siempre queda un producto limpio y presentable. Lo mismo ocurre con los guiones. Puede que te lleve mucho tiempo y esfuerzo, pero si sigues avanzando poco a poco, acabarás por tener un buen guión.

«No te preocupes por hacerlo perfecto, simplemente hazlo». Esto es algo que todos los escritores necesitan recordar, ya que ninguna obra está libre de errores. La idea es simplemente poner tu historia o tus ideas por escrito, sin importar si son «perfectas» o no. De esta forma, podrás mejorarlas con el tiempo y crear algo realmente increíble.

Los efectos especiales y los grandes presupuestos no siempre garantizan el éxito de una película. A veces, lo que hace falta es una buena historia. Una historia que atrape al público y no les dé la opción de aburrirse. Si logras contar una buena historia, el público estará dispuesto a pasar por alto cualquier fallo técnico.

Un guionista necesita que su guión esté terminado para poder venderlo. Un bosquejo, una toma, un compendio o un borrador no sirven de nada si no están terminados. Los guiones terminados son el único producto que los guionistas tienen para vender, y por lo tanto es lo único que les interesa a los compradores. Si un guionista quiere tener éxito en este negocio, necesita aprender a terminar sus guiones. Por supuesto, hay excepciones a esta regla. Algunos directores y productores prefieren leer bosquejos o compendios antes de considerar a los guionistas para el trabajo.

El reto de la escritura de guiones es decir mucho en poco y luego retirar la mitad de ese poco y aún así conservar la esencial. Esta es una tarea difícil, pero esencial si se quiere que el guión sea efectivo. El primer paso es comprender lo que se quiere decir. A continuación, se trata de encontrar la manera más concisa de decirlo. Finalmente, hay que eliminar todo lo innecesario para que el mensaje sea claro.

El carácter verdadero de un ser humano se revela en las elecciones que hace bajo presión. Cuanto mayor es la presión, más profunda es la revelación, y más fiel es la elección al carácter esencial de la persona. Las personas a menudo se ven obligadas a tomar decisiones difíciles en momentos de crisis, y es en estos momentos en los que podemos ver su verdadero carácter. De esta manera, podemos decir que el carácter no se muestra tanto en las elecciones fáciles, sino en las difíciles. Esto nos dice mucho acerca de la naturaleza de las personajes.

Una buena obra de arte siempre nos transportará a otro lugar. No importa el género de arte que estemos consumiendo, una buena obra conmoverá nuestras emociones y nos hará ver el mundo desde otra perspectiva. Es por eso que el arte siempre será relevante e importante en nuestras vidas. El arte tiene el poder de silenciar la charla en nuestra mente y nos permite estar presentes en el momento. Todo lo que necesitamos es darle una oportunidad al arte para mostrarnos lo que tiene para ofrecer.

Una obra de arte honesta es un acto de responsabilidad social en un mundo donde abundan las mentiras y los mentirosos. La sinceridad y la verdad son valores que están cada vez más escasos, y cuando se encuentran en una obra de arte, resaltan aún más. Un artista que es honesto consigo mismo y con su arte está haciendo un favor tanto a sí mismo como al mundo. Es una forma de decirle al mundo: «Aquí estoy, este es mi trabajo, estoy orgulloso de ello». Está expresando su creatividad de la manera más pura y auténtica, y eso es algo que todos necesitamos ver y oír.

Historias que valen la pena contar, son aquellas en las que nos vemos reflejados. O aquellas que nos permiten escapar de nuestra realidad. Escuchar una buena historia, es como vivirla. Nos transportan a otros mundos y nos hacen sentir cosas que nunca experimentaríamos. Las historias son el alma de la literatura. Sin ellas, no habría emoción, no habría suspense, no habría nada que cautivase nuestra atención. Un buen guión nos atrapa desde la primera línea y no nos suelta hasta la última. Nos llena de emoción, risas o lágrimas. Nos hace pensar, reflexionar sobre nuestra propia vida. La escritura, ya sea de guiones o novelas. es un arte muy poderoso, capaz de transformarnos por completo.

La disciplina es importante para todo escritor, pero especialmente si se trata de guiones. Al escribir un guión, hay que tener en cuenta el ritmo y el timing de la historia, y asegurarse de que todos los elementos encajen perfectamente. Esto requiere mucha práctica y dedicación, por lo que no es de extrañar que muchos guionistas tengan una gran disciplina.

«Ninguna civilización, incluida la de Platón, ha sido jamás destruida porque sus ciudadanos aprendieron demasiado», Robert McKee. El conocimiento es lo que nos permite progresar y evolucionar como seres humanos. El conocimiento nos permite comprender el mundo que nos rodea, y también nos da herramientas para mejorar nuestras vidas y la sociedad en general.


Recomendamos leer el libro de «El guión» de Robert McKee. Aquí lo puedes comprar en Amazon.

Otros relatos relacionados con la literatura

Esta entrada fue publicada en Escritura creativa, Inspiración literaria, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.