¿Cuál es el mejor narrador para tu historia? Guía práctica para elegir.

¿Alguna vez te has preguntado qué narrador es el mejor para contar tu historia? Escoger el adecuado puede ser una tarea difícil, ya que hay muchos tipos diferentes. En esta guía práctica, cubriremos los principales tipos de narradores y los pros y contras de cada uno, ayudándote a determinar cuál es el narrador para tu historia más adecuado para tu texto.

¿Por qué es importante elegir un narrador para tu historia?

Porque el narrador es la voz de tu historia. Es lo que le da personalidad y carácter. Si escribes en primera persona, el lector asumirá que eres tú el protagonista y tendrá una idea muy clara de cómo eres. Si escribes en tercera persona, el lector se sentirá más distante de la historia y será más difícil que se identifique con los personajes.

¿Cuál es el mejor narrador para tu historia? Guía práctica para elegir.
Imagen obtenida de pixabay.com

Tipos de narradores

Narrador objetivo: es el que cuenta la historia de forma neutral, sin involucrarse emocionalmente. Solo presenta los hechos.

Narrador omnisciente: es el que conoce todo lo que ocurre en la historia, incluso lo que piensan y sienten los personajes.

Narrador testigo: es el que narra la historia basándose en lo que ha visto y oído. No conoce los pensamientos ni sentimientos de los personajes.

Primera persona: el narrador es un personaje de la historia y cuenta la trama desde su punto de vista.

Narrador protagonista: el narrador es el mismo personaje principal y relata la historia en primera persona.

Narrador secundario: el narrador no es un personaje de la historia, sino un observador externo que cuenta lo que ve y oye.

Narrador dual: es una mezcla entre el narrador secundario y el protagonista. El narrador se involucra emocionalmente con la historia, pero no es un personaje.

Narrador autor: es el narrador impersonal que cuenta la historia desde un punto de vista externo sin involucrarse emocionalmente.

Narrador retrospectivo: el narrador cuenta la historia desde un punto de vista que excede al tiempo en que se desarrolla la trama.

Narrador en off: es similar al narrador autor, pero su voz no aparece durante la narración. El narrador en off solo interviene para explicar algo a los espectadores y no interactúa con los personajes.

Narrador en voz alta: es el narrador que habla directamente con los personajes de la historia.

Narrador virtual: es un narrador creado por la computadora, que puede tener características humanas o no.

A continuación detallamos los más importantes.

  • Primera persona

La primera persona es el narrador más común en las historias. El lector se siente como si estuviera dentro de la mente del personaje y experimentando las cosas junto con él. Esta es una buena opción si quieres que el lector se identifique con tu personaje y sienta sus emociones.
En un relato escrito en primera persona, el personaje principal (o el narrador) se refiere a sí mismo como ‘yo’ o ‘mí’. Esta perspectiva es muy personal, ya que los lectores ven el mundo a través de los ojos del personaje. Esta perspectiva también permite al autor usar muchas descripciones detalladas y explicaciones profundas sobre la forma en que el personaje ve y entiende su mundo.
Ejemplo:
«Me desperté con una sensación de inquietud en el estómago. A medida que la luz del sol se deslizaba por la ventana, me sentí aún más ansioso. No podía evitar pensar en lo que me esperaba ese día.»

  • Segunda persona

Al usar la segunda persona, le estás hablando directamente al lector y creando un vínculo personal con él. Esto hace que la historia sea más inmersiva y emocionante.

Sin embargo, debes tener cuidado de no abusar de la segunda persona. Si usas demasiada segunda persona, puede sonar como si estuvieras hablando en exceso o dando órdenes al lector. En general, es mejor usar la segunda persona en momentos puntuales para resaltar un punto importante o lograr un efecto dramático.

Libros en Amazon de escritura creativa

  • Tercera persona

La tercera persona es la forma más común de narrar una historia. Se trata de una voz que cuenta la historia desde fuera, sin estar involucrada en ella. Esto permite al lector ver toda la historia con objetividad, y también ofrece un mayor control sobre el ritmo y el flujo de la historia.
La tercera persona también puede ser utilizada para hablar de un personaje en particular, contando su historia desde su punto de vista. Esto es útil para crear mayor empatía con el lector y hacer que se involucre más en la narrativa.
Un ejemplo de tercera persona es el libro «El Señor de los Anillos» de J.R.R Tolkien. La narrativa se centra en dos personajes principales, Frodo y Sam, y su búsqueda para destruir el anillo maligno. La narrativa se basa en sus acciones y experiencias, pero la voz narradora sigue siendo objetiva y no está involucrada directamente en los acontecimientos.

  • Narrador omnisciente

Es el narrador que sabe todo lo que sucede en la historia, así como los pensamientos y sentimientos de todos los personajes. Puede ser muy útil para contar una historia complicada o para darle una perspectiva completa a los lectores. Sin embargo, también puede hacer que la historia sea confusa o abrumadora, especialmente si el narrador es demasiado explícito sobre lo que está sucediendo.
Un ejemplo de narrador omnisciente es el usado por Charles Dickens en su clásico cuento navideño «Cuento de navidad». El narrador describe los escenarios y los personajes de forma detallada, y también se le permite entrar en sus mentes para descubrir sus pensamientos y motivaciones. Esta perspectiva nos ayuda a entender mejor la historia como un todo.

Ventajas y desventajas de cada tipo de narrador

Los narradores externos cuentan la historia desde una perspectiva objetiva, lo que les permite ser imparciales y creíbles. Sin embargo, esto también significa que no pueden mostrar los pensamientos o sentimientos de los personajes, lo que puede hacer que la historia sea más difícil de seguir. Los narradores internos, por otro lado, son capaces de brindar una visión más personal de los acontecimientos y de cómo se sienten los personajes respecto a ellos.

En conclusión, cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas. El narrador externo ofrece una visión objetiva y fácil de seguir, mientras que el narrador interno proporciona una perspectiva más personal e intuitiva. Depende del estilo del escritor y la historia que estén contando para decidir cuál es mejor para ellos.

Cuestiones a tener en cuenta al elegir el mejor narrador para tu historia

Al elegir el mejor narrador para tu historia, hay una serie de cuestiones que debes tener en cuenta. En primer lugar, debes considerar el género de tu historia. ¿Quieres que sea una historia de amor? Entonces necesitarás un narrador que pueda capturar los matices de las emociones. ¿Es una historia de aventuras? Entonces necesitarás un narrador que pueda describir con detalle los paisajes y la acción. Un buen narrador también debe ser capaz de establecer un buen ritmo, ya que esto es fundamental para mantener la atención del lector.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el tono de la historia. ¿Quieres que sea una historia divertida o seria? El tono es algo que el narrador debe establecer desde el principio y mantener a lo largo de toda la historia.

Finalmente, es importante que el narrador tenga la capacidad de crear personajes ricos y profundos. Un buen narrador debe ser capaz de hacer que los lectores se conecten emocionalmente con los personajes. Esto significa que deben ser capaces de transmitir las motivaciones, personalidades y conflictos internos de cada personaje.

Otros artículos relacionados

Esta entrada fue publicada en Escritura creativa, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.