Gran éxito «Lecciones de química», de Bonnie Garmus

Introducción

La primera novela de Bonnie Garmus, “Lecciones de química” ha resultado un rotundo éxito. Actualmente, la autora, Bonnie, trabaja en redacción y es directora creativa. También tiene experiencia, de anteriores empleos, en nuevas tecnologías, sanidad y educación.

La historia transcurre cuando la protagonista de la novela, Elizabeth Zott, dada su situación de madre soltera, debe cambiar su trabajo en el laboratorio de química por el de chef en un programa de televisión. El libro trata sobre el sexismo en el mundo laboral, las limitadas aspiraciones de las mujeres de finales de los años 50, la maternidad, la familia, en fin, de la vida.

Sinopsis

Bonnie Garmus Lecciones de química
Bonnie Garmus

Elizabeth Zott no es el prototipo de mujer de su época (según Elizabeth no deberían existir prototipos de mujeres).  Y en los tiempos que corrían a principios de los 60 la igualdad brillaba por su ausencia. Así que cuando Elizabeth se quedó embaraza y el padre de la criatura murió, no tuvo más remedio que enfrentarse a los obstáculos de la vida como mujer empoderada. La química y la cocina no son tan diferentes, 2 gramos de cloruro de sodio, ácido acético al 3% (vinagre), etc. Elizabeth como excelente química, se sentía muy segura cocinando en el programa de cocina más famoso de EEUU, Supper at Six.

Opinión

“Lecciones de química” es un libro original, que te obliga a sonreír dado su humor inteligente. Los actores secundarios están muy trabajados y si bien, al principio, parecen no tener personalidad, a lo largo de la novela, gracias a sus singularidades van haciéndose más redondos. Sobre la protagonista, sólo hay que decir que el personaje de Elizabeth está extraordinariamente bien elaborado.

Pero cuidado, no es una comedia al uso. En sus páginas también encontramos escenas duras, como una agresión sexual o un suicidio. La novela, como la vida misma es un sube y baja de emociones. Bonnie Garmus escenas de gran creatividad, como cuando se hace café en la cocina (y laboratorio) de su casa utilizando un equipo científico.

El tema que ronda en cada escena, y de lo que realmente la autora nos quiere hablar a través de sus personajes, es sobre los derechos de las mujeres. Gran parte de los obstáculos que se encuentra Elizabeth son desigualdades de género, tanto en mundo laboral como en la lo personal.

El libro tiene un final (no haré spoiler) equilibrado con la trama y al que merece la pena llegar.

Citas del libro «Lecciones de química» de Bonnie Garmus.

“Siempre que sientas miedo, solo recuerda. El coraje es la raíz del cambio, y el cambio es para lo que estamos químicamente diseñados. Así que cuando te despiertes mañana, haz esta promesa. No más contenerte. No más suscribirse a las opiniones de los demás sobre lo que puede y no puede lograr. Y ya no permitas que nadie te encasille en categorías inútiles de sexo, raza, estatus económico y religión. No permitan que sus talentos permanezcan dormidos, señoras. Diseña tu propio futuro. Cuando vaya a casa hoy, pregúntese qué cambiará. Y luego empiece”.

Lecciones de química, de Bonnie Garmus

«Creo que nos libera del apuro. Creo que nos enseña que nada es realmente culpa nuestra; que algo o alguien más está moviendo los hilos; en última instancia, no tenemos la culpa de cómo son las cosas», que, para mejorar las cosas, debemos orar. Pero la verdad es que somos muy responsables de la maldad en el mundo. Y tenemos el poder para arreglarlo”.

“Porque mientras los prodigios musicales siempre son famosos, los mejores lectores no lo son. Y eso se debe a que los mejores lectores solo son buenos en algo en lo que otros también serán buenos con el tiempo. Así que ser el primero no es especial, solo es molesto”.

“Tus días están contados. Úsalos para abrir las ventanas de tu alma al sol”

“Y como humanos, somos subproductos de nuestra crianza, víctimas de nuestros mediocres sistemas educativos y electores de nuestros comportamientos. En definitiva, la reducción de la mujer a algo inferior al hombre, y la elevación del hombre a algo superior a la mujer, no es biológica: es cultural. Y comienza con dos palabras: rosa y azul. Todo se sale de control a partir de ahí”. Hablar”

“A veces pienso”, dijo lentamente, “que si un hombre fuera a pasar un día siendo una mujer en Estados Unidos, no pasaría del mediodía”.

“El coraje es la raíz del cambio, y el cambio es para lo que estamos diseñados químicamente”.

«No os sorprendáis. Los idiotas son contratados en todas las empresas. Tienden a a hacer buenas entrevistas”.

“Imagina si todos los hombres se tomaran en serio a las mujeres. La educación cambiaría. La mano de obra se revolucionaría. Los consejeros matrimoniales quebrarían. ¿Ves mi punto de vista?

“algunas cosas necesitaban permanecer en el pasado porque el pasado era el único lugar

“Todos los días encontraba la paternidad como cuando vas a hacer un examen para el que no había estudiado. Las preguntas eran abrumadoras y no había suficientes opciones múltiples”.

“No tengo esperanzas”, explicó Mad, estudiando la dirección. «Tengo fe.» Él la miró sorprendido. «Bueno, esa es una palabra divertida para escuchar viniendo de ti». «¿Cómo?» “Porque”, dijo, “bueno, ya sabes. La religión se basa en la fe”. “Pero te das cuenta”, dijo con cuidado, como para no avergonzarlo más, “que la fe no se basa en la religión.”

“Porque mientras que las personas estúpidas pueden no saber que son estúpidas porque son estúpidas, seguramente las personas poco atractivas deben saber que son poco atractivas debido a los espejos”.

“Por otro lado, ¿no era eso definitivamente la vida? ¿Adaptaciones constantes provocadas por una serie de errores interminables?

Elizabeth se dio cuenta de que tener un bebé era un poco como vivir con un visitante de un planeta lejano. Hubo una cierta cantidad de dar y recibir a medida que el visitante aprendió sus formas y ella aprendió las suyas, pero gradualmente sus formas se desvanecieron y las suyas se mantuvieron. Lo cual encontró lamentable. Porque a diferencia de los adultos, su visitante nunca se cansaba del más mínimo descubrimiento; Siempre veía la magia en lo extraordinario”.

“Los humanos necesitan tranquilidad, necesitan saber que otros sobrevivieron en tiempos difíciles. Y a diferencia de otras especies que aprenden mejor de sus errores, los humanos requieren constantes amenazas y recordatorios para ser amables”.

“El bibliotecario es el educador más importante en la escuela. Lo que ella no sabe, puede averiguarlo. Esto no es una opinión; es un hecho. No comparta este hecho con la señora Mudford”.

“Cada vez que empieces a dudar de ti mismo, cada vez que sientas miedo, solo recuerda. El coraje es la raíz del cambio y el cambio es para lo que estamos diseñados químicamente”.

“Remar es casi exactamente como criar niños. Ambos requieren paciencia, resistencia, fuerza y ​​compromiso. Y tampoco nos permiten ver a dónde vamos, solo dónde hemos estado. Encuentro eso muy tranquilizador, ¿no es así?

Lecciones de química, de Bonnie Garmus
Lecciones de química, de Bonnie Garmus

“La química es cambio y el cambio es el núcleo de su sistema de creencias. Lo cual es bueno porque eso es lo que más necesitamos: personas que se nieguen a aceptar el statu quo, que no tengan miedo de enfrentarse a lo inaceptable”.

“Elizabeth Zott también guardaba rencor. Excepto que sus rencores estaban principalmente reservados para una sociedad patriarcal fundada en la idea de que las mujeres eran menos. Menos capaces. Menos inteligentes. Menos creativas. Una sociedad que creía que los hombres se ponían a trabajar y hacían cosas importantes (descubrían planetas, desarrollar productos, crear leyes) y las mujeres se quedaban en casa y criaban a sus hijos”.

“Es solo que tendemos a tratar el embarazo como la condición más común en el mundo, tan común como golpearse un dedo del pie, cuando la verdad es que es como ser atropellado por un camión. Aunque obviamente un camión causa menos daños”.

“Era una forma de ingenuidad, pensó, la forma en que ella seguía creyendo que todo lo que se necesitaba para vivir la vida era determinación. Claro, el valor era crítico, pero también necesitó suerte, y si la suerte no estaba disponible, entonces ayuda. Todos necesitan ayuda. Pero tal vez porque nunca le ofrecieron nada, se negó a creer en eso”.

“Para Elizabeth, cocinar no era un deber femenino predeterminado. Como le había dicho a Calvin, cocinar era química. Eso es porque cocinar en realidad es química”.

“Es por eso por lo que quería usar Supper at Six para enseñar química. Porque cuando las mujeres entienden de química, empiezan a entender cómo funcionan las cosas.

“—Me refiero a los átomos y las moléculas, Roth —explicó ella—. Las reglas reales que gobiernan el mundo físico. Cuando las mujeres entienden estos conceptos básicos, pueden comenzar a ver los falsos límites que se han creado para ellas».

«Bueno», dijo, dándose cuenta de que nunca antes lo había visto de esa manera, «Estoy de acuerdo en que la sociedad deja mucho que desear, pero cuando se trata de religión, tiendo a pensar que nos humilla, nos enseña nuestro lugar en el mundo.»

“Creo en algunas cosas”, corrigió. “Principalmente las cosas sobre no perder la esperanza, no ceder a la oscuridad”.

“Antes de que se diera cuenta de que hacerla feliz lo hacía feliz a él, pensó mientras agarraba sus zapatillas de deporte, tenía que ser la definición misma del amor”.

“Tómate un momento para ti”, dijo Harriet, “Todos los días”. “Un momento”. “Un momento en el que TÚ eres tu propia prioridad. Solo tu. Ni tu bebé, ni tu trabajo, ni tu difunto señor Evans, ni tu asquerosa casa, ni nada. Solo tu. Elizabeth Zott. Lo que sea que necesites, lo que quieras, lo que sea que busques, vuelve a conectarte con eso en ese momento».

El libro se puede adquirir en Amazon

Otros post relacionados

Esta entrada fue publicada en Artículos y noticias sobre literatura, Autores y libros, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.